improvisated style of none-music-state


baila morena sube sube


14 de febrero.- En su búsqueda de nuevas y excitantes sensaciones, los promotores de la versión China de ‘Gran Hermano’ anuncian que en su próxima edición los concursantes compartirán su encierro con 65 monos.

La noticia, que ha conmocionado el mundo de la televisión, ha pasado completamente desapercibida en nuestro país: sólo realizando pruebas de ADN a los participantes en las ediciones españolas de este ‘reality’ podríamos llegar a saber cuántos han sido humanos y cuántos simios.

En ‘Gran Hermano’ hemos visto de todo. Y todo asqueroso: chulos, pajilleros, fulanas, analfabetos, parásitos, guarros y guarras… Una concentración de detritus humanos sólo comparable a la que tiene lugar en determinadas tertulias del corazón.

Y todos bajo las órdenes de la sargento Milá. Algo parecido sucede en la continuación natural de ese esperpento, ‘La casa de tu vida’, programa que reúne la última colección de homínidos realizada por la Telecinco. O en ‘Unan1mous’, exaltación del odio, apología de la insolidaridad.

Afortunadamente, se ve una luz al final del túnel: la ruina que ha acompañado a los dos últimos programas de esta calaña emitidos en España. Tanto ‘La casa de tu vida’ como ‘Unan1mous’ han fracasado, teniendo que ser eliminados del ‘prime time’. ¿Podría ser este tropezón de la telebasura en forma de ‘reality’ el comienzo de algo importante?

Espero que si, porque lo de los monos en ‘Gran Hermano’ es el colmo. Y lo es por una sencilla razón: los simios son nuestros parientes más cercanos, seres inteligentes y sensibles que no se merecen algo así. Obligarles a participar en este tipo de programas sería una nueva y sofisticada forma de maltrato, esclavitud, tortura y muerte. Sería peor que la extinción: la sumisión.

Reclamo, en definitiva, la anulación completa del llamado ‘Proyecto Gran Simio’, puesto que que como ustedes saben pretende aplicar los ‘derechos humanos’ a los chimpancés, gorilas y orangutanes, e incluirles en la categoría de ‘personas’.

¡Pobres animales! ¡Evitemos comparación tan insultante, luchemos porque los grandes monos jamás puedan participar en programas de televisión como si fueran personas. Tienen derecho a que respetemos su dignidad, su libertad, su inteligencia…

Y ya que hablamos de los hijos de la madre natura, y puesto que tengo la sensibilidad a flor de piel, me permito compartir con vosotros ustedes unos cuantos ‘haikus’ de mi cosecha

La televisión se enciende
en nuestra casa
con sus bombillitas.

Esa programación lisonjera
fatigosa destemplanza
habita corva mis despojos.

El mando sin pilas
sinuosa sombra en un
sofá con pelos ¿de gato?

¿Echan Los Simpson?
desmayado y pálido jadeo
multiplícate por cero.

Advertisements

Leave a Comment so far
Leave a comment



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s



%d bloggers like this: